“Ruta por el camino antiguo a Bandujo”

Esta semana os voy a hablar de una de las rutas que más nos gusta en el albergue. Está, en el concejo de Proaza, en una zona llena de atractivos turísticos, a la que con la cantidad de cosas que hay que hacer, o vas expresamente a hacer esta senda, o simplemente y como mucho, te acercas a Bandujo en coche.

Por su aislamiento es uno de los pueblos, con su estructura medieval mejor conservada de Asturias, con una iglesia cuyo original es de la época ramiriense, y justo frente a ésta, la Torre de Bandujo o de los Tuñón, es una torre bajomedieval,dsc05179 de planta circular fabricada en mampostería, fue baluarte defensivo del palacio y en otro tiempo usada como cárcel y como ayuntamiento; justo al lado también se encuentra ubicado el cementerio. En medio de estas construcciones hay una pequeña plaza, con bancos, que es el lugar ideal para reponer fuerzas, al finalizar la ruta y disfrutar de una panorámica que no te dejará indiferente. Con las pilas cargadas es muy recomendable un paso por las diferentes zonas que componen la estructura del pueblo y si vas bien de piernas, subir a la peña que corona el pueblo, es el Pico Oubiu, desde su cumbre tendrás una buena perspectiva sobre los Puertos del Maraibo y de fondo podremos disfrutar del perfil de Peña Rueda, Peña Ubiña, Los Fontanes o el Pico Gorrión entre otros; si te decides a hacer ésto una buena alternativa, es bajar por Bustiello hacia el punto de partida donde habíamos dejado el coche.dsc05161

A Bandujo se llega hoy día cómodamente por carretera desde Proaza, pasando por Proacina, pero antes de haber carretera el camino más frecuentado era el que bajaba por el arroyo Valmoro a salir a la carretera de Teverga, la del Puerto Ventana.
A unos 2 Km de Caranga, entrando por el valle del río Teverga, llama la atención una parada de autobus en el arcén izquierdo, en el km 12 de la carretera al puerto Ventana; en mitad de la nada. Era la parada de Bandujo. Allí el río Teverga baja encajonado entre las sierras de Sobia, por la izquierda y la de Gradura por la derecha. Unos metros más arriba de la parada una pasarela de hormigón permite cruzar sobre el río Teverga y alcanzar la Senda del Oso que discurre por la margen izquierda. Recorro unos metros hacia aguas abajo por la Senda y se llega así a un punto donde el arroyo Valmoro baja a desembocar al Teverga. Por su margen derecha sube un cómodo sendero. Es el camino de Bandujo, esta señalizado en la senda del Oso como comienzo de ruta. La caleya es ancha y cómoda, sin duda en sus buenos tiempos fue incluso camino carretero y conserva tramos con buen empedrado. Al poco de entrar en él un puente nos hace pasar a la margen izquierda hasta alcanzar el punto más estrecho de la garganta, donde el camino aprovecha una oquedad de la pared para atravesarla, la llamada Covanera. Unos metros más arriba otro puente nos lleva a la margen contraria, es el puente de Los Pontiquinos. A partir de este punto el camino se pone pindio de verdad y empieza a ganar altura sobre el río, rápidamente mediante varios zig zags en la zona llamada de La Gualta. Aquí los árboles tienen buenos abrigos para pasar el invierno. El camino es precioso, siempre junto al río, que presenta varias cascadas interesantes, una vez pasada La Pousa, el tramo llano que sucede a las revueltas que hemos superado, y justo antes de un collado cuando se observa abajo en el río la cascada más grande de todas, de unos 10-12 m.dsc05112 De nuevo en el camino se traspasa en collado y se desciende unos metros hasta alcanzar de nuevo el río. Un par de puentes y ya se ven las casas de Bandujo cerca. Estamos saliendo del bosque y ya empieza a haber prados por la zona. El río sigue ofreciendo buenas cascadillas de agua. De nuevo se cruza el río, de hecho hasta en seis ocasiones lo cruzaremos para llegar a Bandujo. Tras un último repecho se alcanzan las primeras casas del pueblo, las del barrio de la Molina. Unos metros más allá se alcanza el núcleo principal con la torre bajomedieval de los Tuñón. En este punto es el sitio ideal para reponer fuerzas disfrutando de un marco incomparable, en el que pierdes la cabeza, y empieza a trabajar la imaginación, de quienes y como fueron los constructores de esos muros, que señores recorrieron esas calles; lo único que contrasta es algún quad aparcado bajo los hórreos que hace que vuelva la consciencia al siglo XXI.dsc05175

Es una ruta preciosa, normalmente nuestros alberguistas cuando se deciden por esta zona hacen el Desfiladero de las Xanas, la senda del oso en bici o suben al Monte Grande, la Cascada del Xiblu o Cueva Huerta; pero esta ruta es una preciosidad, es una de nuestras preferidas. Con mucha hojarasca y humedad, es fácil que el culo tome contacto con el suelo alguna vez, por lo resbaladizo de las grandes lajas de roca que forman parte de la senda, caídas siempre graciosas y exentas de peligro que simplemente harán que los compañeros del accidentado se rían un poco de éste y pase a formar parte, del anecdotario del día. Si aún no la conoces, ya te está faltando el tiempo.dsc05122

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s