Somiedo: de la Farrapona al Valle del Lago.

Un espacio que hipnotiza,  Reserva Natural de la Biosfera desde el año 2000, no llega a tener la popularidad que tiene Picos de Europa o Covadonga, cosa que se agradece al mismo tiempo que nos extraña, pues la belleza de esta zona no tiene parangón. Es una zona con amplia oferta hostelera y su icono son los teitos, construcciones características y exclusivas de Somiedo y que vamos a ver diseminadas por sus brañas. El viaje desde Bustiello a esta zona se nos va a hacer un poco largo, pero la ruta que nos va a ofrecer lo va a compensar; saldremos dirección Oviedo y en la salida de la A66, 32B nos dirigiremos hacia Grado-La Espina, para continuar direccion Belmonte de Miranda, buen sitio para hacer un alto y tomar un café y comprar el pan para los bocatas y luego continuar dirección Pola de Somiedo y luego subir hasta el Alto de la Farrapona. El inconveniente es que si dejamos el coche en la Farrapona, debemos hacer una circular para ir al punto de partida que va a hacer la ruta mucho más larga y dura, por lo que lo ideal sería y en dos coches e intercambiar llaves a mitad de camino, unos que iniciaran la ruta en el Valle del Lago y otros en la Farrapona.

Yo voy a describir la ruta con inicio en el alto de la Farrapona, la distancia es de doce kilómetros y medio y un desnivel acumulado de 750 metros. Accedemos hasta la Farrapona por la SO-2 y desde aquí tomamos una pista que nos lleva hasta el Valle del Lago, es el P.R. AS-15. Cuando comenzamos a caminar en la Farrapona, vemos varias señales, una de ellas nos indica que estamos a una altitud de 1709 metros. Desde aquí vamos a comenzar a caminar por una pista que serpentea por las praderas del Balbarán y a un kilómetro del inicio de nuestra ruta, nos vamos a encontrar en La Caranga, collado en el que se ubica el lago de la Cueva en las inmediaciones de la antigua mina de hierro de Santa Rita, este mineral debe ser muy abundante pues con las lluvias los charcos que se originan son de un rojo fuerte, impresionan.

DSC03550 Continuamos avanzando por la pista y después de un trecho nos encontramos con el lago Cerveriz, a los pies de los imponente picos Albos, si vas bien de fuerzas una de las opciones es ascender por esta zona al pico para descender por la otra vertiente que nos llevará justo frente al Lago del Valle; si no es así continuamos camino atravesando la bonita vega de Cerveriz y continuaremos caminando hasta el lago de mayor profundidad de la cordillera Cantábrica, el lago Calabazosa, con sus 65 metros de profundidad y una superficie de más de 17 hectáreas.

DSC03567 Un poco más adelante está la braña del calabazosa y el mirador, si no vamos con dos coches y no queremos que la ruta se haga demasiado larga, es el momento de dar la vuelta.

Si no es así, vamos a continuar faldeando los picos Albos ahora por la otra vertiente y en una pronunciada senda rocosa dirigiremos nuestros pasos al Lago del Valle, ya se vislumbra en el horizonte, para mí una de las estampas más bellas de Asturias, el Lago del Valle, como punto y final del Valle del Lago, con todas las brañas de su entorno habitada por una de las construcciones con más magia de la región, los teitos.DSC03601 Vamos en bajada continua ante la atenta mirada de los Albos, que permanecen omnipresentes durante toda la ruta, hasta llegar al teito que corona el lago artificial, presa, o como queramos denominarlo Lago del Valle, a su lado por la ladera discurre el agua de un manantial próximo, que puedo decir que es el agua qué más rica me supo nunca, creo que el entorno ayuda a tener esta sensación. Este es el lugar ideal para reponer fuerzas y disfrutar de uno de los rincones más bellos del paraíso.DSC03552

Ahora ya sólo nos queda recorrer los varios kilómetros que separan el Lago del Valle del Valle del Lago,

DSC03637 donde tenemos el coche esperando y donde antes de iniciar el camino de regreso al albergue, nos tomaremos un par de claras, que nos tenemos bien merecidas.DSC03645

Esta ruta no deja indiferente a nadie, debería ser obligada y para mí siempre será una ruta muy especial, si te atreves con ella, estoy convencido que quedarás gratamente impresionado.DSC03649

Anuncios

“Los molinos del Profundu”

En la entrada de esta semana vamos a recorrer el río Profundu, este recorrido hará que nos demos cuenta de la importancia que tuvieron los cereales, para la supervivencia de los entornos rurales, y esto nos quedará claro, puesto que esta ruta esta llena de molinos. En Asturias hay muchas rutas de molinos, para nosotros esta es la que más nos gusta, pocas imágenes son tan impactantes como la del Molino de la Peña y su cascada; y la sensación de comer el bocata en el interior del Molín d’arriba, tampoco te dejará indiferente, podrás disfrutar de inscripciones en sus muros de las gentes que lo usaban para moler y también como puntos de encuentro romántico o para discutir de la política del momento, puesto que era uno de los lugares más discretos de nuestros pueblos. Una ruta con bosque exuberante, prados y vegetación de ribera, nosotros cogimos menta de río para varios años.

Para disfrutar de esta ruta cogemos el coche e iremos hasta Villaviviosa y a la entrada de la villa cogeremos el desvío hacia la carretera de Infiesto a 200 metros, después de pasar Amandi a la izquierda aparca el coche al lado de la Finca la Vega que parece una fortaleza, el camino sale según miras a la entrada de la finca, por su izquierda. Si dejamos el coche en Amandi, un pequeño camino que sale de detrás de la capilla de Amandi y al poco nos situamos en la carretera que se dirige a Infiesto, seguimos caminando por esta carretera como 200 metros y ya vemos el panel indicativo del comienzo de la ruta a mano izquierda.                                                                 DSC00259

Ahora cogemos el  sendero que pasa pegado a la hermosa finca de la Vega, que talmente parece una fortaleza medieval, con sus enormes muros de piedra con almenas incluidas y sus perros ladrando a todo el que pasa, aquí veremos un panel informativo con la descripción de la ruta. Seguimos caminamos por la senda, bordeando esta finca hasta que llegamos al cauce del río. Muy cerca puede verse (la verdad es que mas que verlo hay que imaginarselo) el primero de los molinos: El Molín de Griselda.                               DSC00313 Después iremos acercándonos a los barrios de Les Veges y Villaverde, donde veremos el Molín de Villaverde. En este punto la senda se termina y salimos a una carretera pavimentada, esta carretera es un tramo del trayecto de la peregrinación de Oviedo a Covadonga, por la que debemos transitar unos 400 metros, después encontraremos una portilla negra que nos devuelve de nuevo a la senda. Seguiremos remontando el río hasta el Molín del Profundu. Del que sólo quedan sus cuatro muros. A partir de este punto el camino toma un sentido ascendente, pero sin ninguna dificultad. Al poco veremos los restos del Molín de Trabanco, el único de toda la ruta que contaba con vivienda anexa, después el Molín del Pitu. En la zona de la parroquia de Coru alcanzamos los restos del Molín de Joé Xico y a pocos metros de éste encontramos el Molín de la Perea. Seguiremos siempre pegados al cauce del río hasta llegar a una zona de bosque y encontraremos las ruinas de los molinos de Perniles y d ́Arriba.                                                           DSC00361 Un poco más adelante cruzaremos el cauce por una pasarela de hormigón que nos conduce a una pista forestal y a una segunda zona de prados. En este punto tomaremos la pista hacia la izquierda e iremos bordeando la vega. Más adelante nos encontramos con una bifurcación. Aquí tomaremos el camino de la derecha hasta llegar a los restos del Molín de Pascual, por un tramo llano que discurre en parte por la antigua canal de este molino, todo esto sin ningún problema ya que está todo muy bien indicado Llegaremos a una nueva bifurcación donde se encuentra el Molín de Lalón.                 DSC00364 Tomamos la senda ascendente a la derecha hasta el Molín de La Ullina. Subimos unas viejas escaleras, atravesamos un bosque de álamos que nos llevará hasta el singular escenario del Molín de la Peña y su cascada donde aprovechamos todos para hacernos unas fotos y hacer otro pequeño descanso antes de acometer la primera de las subidas en toda la ruta. Continuamos por la senda que sube por la margen izquierda de la cascada camino del Molín del Esprón. Desde aquí, y tras atravesar una nueva zona de prados, llegamos a otra zona de bosque en la que iremos viendo los molinos de Rea, Peruya, Rosicu y d ́Arriba, con muy poca distancia entre ellos.                                                           DSC00371 El Molín d ́Arriba es el molino que se encuentra en mejor estado de conservación de toda la ruta. Finalmente seguiremos remontando el río en pronunciada subida pero sin mayor dificultad hasta llegar a una pista que nos llevará, tras una ascensión de un kilómetro, hasta la localidad de Buslaz.                                                                DSC00265 El pueblo de Buslaz nos dejó a todos gratamente sorprendidos hay que decir que está sumamente cuidado y limpio, tanto sus casas como sus hórreos y paneras y con unos vecinos de gran amabilidad con nosotros que nos indicaron en todo momento el camino a seguir. Una vez detrás de la capilla cogemos un pequeño sendero en suave pendiente y en no más de media hora nos sitúa en la parte alta de Sietes. Una vez en Sietes es visita obligada el conjunto de hórreos con pegollos de madera, que son unos de los más antiguos de Asturias y la pena es que el Principado de Asturias deje caer estos hórreos y no haga nada por subvencionarlos y cuidarlos como se merecen ya que es uno de los pueblos que más hórreos tiene de Asturias.

“Senda verde de Turón”

En la entrada de esta semana vamos a ver una senda verde, normalmente siempre que hablamos de sendas verdes nos vamos a la Senda del Oso, pero aquí tenemos la Senda Verde de Turón que es de la que vamos a hablar hoy y también la senda verde de Loredo y cerca, en la inmediaciones de Oviedo y Las Caldas tenemos la de Fuso-La reina.

La senda Verde de Turón es ideal para hacer con bicicleta, por su tamaño, o en dos etapas de senderismo; esta senda se aprovechó la antigua caja del ferrocarril que traía todo el carbón de valle hacia la parte baja donde se lavaba y se embarcaba.                                                                      Por-las-sendas-del-Valle-de-Turón

La Senda Verde del valle de Turón, tiene la misma su comienzo en Figaredo hasta Puente Villandio hay 8Km y luego hay otro tanto hasta La Molinera, fuera de la senda hay un tramo que merece la pana hacerse, aun que es el más complicado, es el tramo que nos lleva hasta La Colladiella. Dicha ruta sigue el trazado del antiguo ferrocarril que se utilizaba para el trasporte del carbón producido en la instalaciones mineras del valle y actualmente la ruta se puede hacer andando o en bicicleta.

Se puede aparcar para el inicio de la ruta, al lado del Polideportivo de Figaredo a unos 200m de la carnicería en cuestión). Caminé hacia el cruce donde la señal indica Turón. Donde la señal parte un tramo asfaltado de unos 100m que me iba a llevar al Polideportivo del pueblo, lugar de inicio de la ruta.

Donde el polideportivo ya iban apareciendo los primeros vestigios de la actividad minera del valle. Se puede ir de frente, aunque si se escoge ir dando la vuelta al complejo deportivo y al antiguo campo de fútbol, al final los dos caminos se vuelven a unir. Al poco de dejar lo que queda del campo de fútbol hay que cruzar la carretera y tomar el tramo asfaltado que queda donde el consultorio de Peñule. Avanzando cómodamente hacia las instalaciones cerradas de Minas Figaredo de Hunosa.                                                  Pozo-Espinos

Los dos castilletes que se ven, son dos pozos que había dentro de Minas Figaredo, el castillete del Pozo S.Inocencio y el de la derecha pertenece al Pozo S. Vicente. Se llega  a un punto donde aparecen unas construcciones con pinta de que en su tiempo fueron tolvas de decantación. Al lado de las mismas estaban situadas diversa máquinas de la actividad minera de antaño. Tras un pequeño repecho, se llega al cruce de la Cuadriella. En el mismo aparecía la típica locomotora minera con su vagoneta. Hay que cruzar la carretera y seguir por la misma ascendiendo casi sin desnivel por el valle. Desde la ruta ya veía el repecho que lleva hasta la zona del cementerio de Turón, situado en el pueblo de Villapendi. Pero antes de iniciar el repecho, asomaba a la ruta una zona homenaje con placas incluidas de todos los accidentes mineros del Valle de Turón. En dicha zona hay también un busto homenaje a un ilustre vecino de la zona, D. Marcelino Escudero García, que fue presidente del Coro minero, aparte de concejal del ayuntamiento de Mieres e impulsor del Pozo Fortuna (conocido por ser fosa común de la represión franquista). Después de esta zona homenaje a los mineros, se sube el repecho que va  hasta el cementerio, llegando a una de las vistas estrellas de la jornada, el Pozo San José. Se al cementerio, cogiendo el tramo asfaltado hacia el pueblo de Villapendi. Mientras se avanza por dicho lugar, no se puede quitar la vista del Pozo San José y del Barrio S. Francisco. Se toma entonces un tramo hormigonado en ligero ascenso. Mirando hacia atrás el Aramo se iba a alejando poco a poco con cada paso que daba. El tramo hormigonado desaparece dando paso a un tramo siempre por zona sombría, llano y muy cómodo de andar. Según se va avanzando y mirando a la izquierda, se vislumbraba entre la arboleda, el campo de hierba artificial del Turón, el Manuel Fernández Felgueroso. En un momento en que la arboleda desapareció ya pude ver con más claridad desde la distancia el campo con la sierra del Aramo al fondo. En el Km 6 de la ruta. Continuamos en busca de la localidad de Inverniego. Vamos llaneando y la carretera daba una curva y en ascenso nos lleva hasta la Ermita de la Soledad. Seguimos unos metros en ascenso, dejando el tramo hormigonado para pillar a la izquierda un tramo sin asfaltar y por el que íbamos  a estar llaneando un buen rato. La verdad, el tramo y la ruta en sí no ofrecen ninguna dificultad. Quizás en la zona de Inverniego se echa en falta alguna que otra señal de la ruta. Avanzaba y a la izquierda abajo entre la arboleda se veían los castilletes del Pozo Santa Bárbara.                                                                       PaisajeMinerodelValledeTuron_1 Avanzando tranquilamente, llegamos a Puente Villandio.  Desde la carretera  se ve un cartel que pone Pozo Espinos. Pero antes de llegar al pozo en cuestión, se puede observar diversa maquinaria utilizada hace años en las actividades mineras del valle, hasta llegar a la pasarela de acceso al Pozo Espinos. Hay que volver a cruzar de nuevo la pasarela, para pillar el tramo asfaltado propio de la ruta. En seguida se contemplan  las instalaciones del Pozo Santa Bárbara.Se puede ver al lado del río, la entrada tapiada a una mina y una caseta auxiliar de la misma y se dejaban ver diferentes restos de maquinaria utilizada en la actividad minera del valle, como por ejemplo una pala cargadora de barrenista de 1965 más una serie de artilugios al lado mismo de la carretera. Caminando tranquilamente por la senda, se llega a las inmediaciones de la fosa común del Pozo Fortuna, lugar en donde hay un monumento en recuerdo de dicha fosa más un edificio que hace de museo histórico de la minería del valle. Muy cerca de dicho lugar se encuentra el polvorín del Pozo Fortuna y diversa maquinaria minera. Se llega entonces al lugar donde está situado el panel del Pozo FortunaMonolito-en-el-Pozo-Fortuna y entonces aquí se tiene que subir otra vez a la carretera y tras cruzarla, pillar la senda que asciende en fuerte pendiente y con algunas revueltas. Se alcanza entonces la senda en su tramo llano y en el que va apareciendo alguna construcción como era el caso de la Casa de Maquinas. Se alcanza entonces el Puente Arnizo (40 metros), con algunas vagonetas instaladas sobre el mismo.                                                    PaisajeMinerodelValledeTuron_2 La senda en todo este tramo se dejaba caminar con facilidad. Se alcanza entonces el primer túnel, llamado túnel de Biesca, de unos 55 metros de longitud. Tras cruzar este primer túnel,  el segundo puente, llamado Puente Pisones (37 metros), también con alguna maquinaria sobre el mismo. Tras este segundo puente, el túnel, llamado Túnel Pisones, el cual era más corto que el primero, unos 30 metros de longitud. La senda mejoraba notablemente de aspecto a partir de este segundo túnel y echando la vista atrás se dejaba ver parte del valle con el Aramo nevado al fondo. Tras este llaneo, seguía un cortísimo descenso hasta la carreterina del Collao. Tras cruzarla hay que seguir dirección por otra carretera con destino a la Molinera. Al llegar a la Molinera, lugar donde existe una casa, en esta zona también hay maquinaria minera, más un edificio en ruinas relacionado con las minas citadas anteriormente. Tras otro ascenso, llegamos a la carretera del pueblo de la Hueria de Urbies, con vistas a dicho pueblo, avanzando por la carretera con vistas al valle de Turón y la sierra del Aramo al fondo, siempre vigilante. Se va subiendo hasta que aparecen ante nosotros las casas pertenecientes a toda la zona de la Hueria de Urbies. Tras una buena subida inicial y posterior llaneo, se llega a la zona conocida como El Mosquil, donde se encuentran las antiguas minas de la zona de Urbiés. Aquí nos desviamos, tomando dirección hacia La Colladiella, en fuerte subida, al final nos encontramos con la Colladiella, con su monumento a los mineros, punto de paso del Anillo Ciclista y un poco más arriba vemos el monumento a aquellos españoles que entregaron su vida defendiendo la libertad.                                             Colladiella_2

Las fotos que hemos utilizado han sido recopiladas aprovechando la facilidad que nos ofrece la política del open data del Principado de Asturias de la web de  Turismo Asturias, lo que agradecemos enormemente.                                                          

”Ruta de la Vía Carisa”

Hoy os voy a hablar de una ruta que pasa a pocos cientos de metros de nuestras instalaciones y que es la ruta histórica más importante de Asturias junto al Camín Real de la Mesa. Fue testigo mudo del tránsito de las legiones romanas en su apogeo con el oro que estarían de estas tierras. Fruto de este tiempo son los restos arqueológicos que se descubren a diario en los yacimientos que se estudian en la actualidad; su uso se dilató a lo largo del tiempo sirviendo de entradas y persecuciones en las aceifas moras y también en en discurrir del ganado en busca de los verdes pastos. Es una ruta ideal para hacer en btt, pero hay varias sendas más cortas, que se solapan en distintos puntos con la Vía Carisa.

Calificación: Sendero de Gran Recorrido (GR) y ruta de bicicleta de montaña (BTT).

Itinerario: Ujo – Carabanzo – Les Cruces – Espines – Cantu La Róbliga – Cochá El Acíu – Pertiechu La Boya – Cuaña Fierros – Propinde – Pendilla – Busdongo (León).

El itinerario más cómodo, no obstante, arranca en Busdongo, localidad leonesa provista de estación ferroviaria de Renfe.

Recorrido: 42 km para senderistas y unos 45 km para «bikers».

Duración: 10,50 horas, para senderistas.

Ujo — Busdongo de Arbás

La vía romana de La Carisa corresponde al trazado de uno de esos caminos de origen prehistórico que se adentra en Asturias desde la meseta Leonesa, atravesando la barrera montañosa de la Cordillera Cantábrica. Es una «vía terrena» que fue mejorada en el año 26 antes de Cristo por el general romano Publio Carisio y realizada entre los años 16 al 14 a. C. por la Legio VII Gémina en su penetración a Asturias.

Al igual que el vecino camino romano de La Mesa, esta primigenia calzada estaba considerada como la más tradicional y transitada dentro del escaso abanico de posibilidades orográficas que presenta la región para su invasión.montanacentral1

Esta vía, así como el resto de los caminos tradicionales que cruzan la cordillera, tenían como misión enlazar los centros vitales de aquel imperio y por lo tanto contaban con un destacado valor estratégico-militar. En líneas generales, los objetivos de las calzadas romanas estaban definidos por la comunicación entre asentamientos urbanos, por los avances de conquista y por la explotación de los territorios ocupados.

Este itinerario, con 42 km de recorrido, discurre entre las cuencas del Bernesga en León y el Caudal en Asturias, por la cumbrera del cordal de Carraceo y sierra de Ranero y a caballo de los valles de Aller y Lena, dominando desde las alturas majadas, valles y aldeas. Esta técnica trataba de eludir los fondos de valle que siempre representaban un peligro por las emboscadas.                                     cordaldelacarisa2

Su cota más elevada y por lo tanto el «techo» de la ruta, está situada a 1.810 metros, bajo las estribaciones septentrionales del pico Tres Concejos (2.014 metros). A partir de ahí y sin apenas altibajos, se embarca por lo más elevado de la lomera de Carraceo y avanza hacia el centro de la región, manteniendo una altitud media de 1.500 metros durante una buena parte de su recorrido. Cruza por lugares tan emblemáticos como son La Cruz de Fuentes, El Acíu, Carraceo, Espines y Carabanzo hasta llegar a Ujo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Según la indicación de Ravennate (siglo VI), su destino era la costa cantábrica cruzando Mieres del Camino y prosiguiendo hacia Gijón (antigua Gigia) pasando por Olloniego, Oviedo, Lugo de Llanera y Veranes. A lo largo del recorrido surgen algunas variantes históricas que descienden a los valles colindantes, como son el camino del Rasón al valle del Río Negro, el descenso al valle de Parana, la variante romana de Congostinas que baja a Campomanes y la Vega del Ciegu por Malveo y Cornellana, la ruta de Espines a Boo o la variante del Valle Felgueras a Santa Cristina y La Cobertoria.aller3

La vía romana de La Carisa, conocida también como el Camín Real, las características de este camino están determinadas como un itinerario de herradura de dos a tres metros de ancho, conservando su antigua traza en más del 50% de su recorrido.

A lo largo de su trazado, la huella castreña, destruida en parte por la acción de las máquinas y el abandono, se deja sentir en muchos de los parajes por donde discurre, lo que testifica su antigüedad. Algunos de sus elementos ya están catalogados pero otros han sido localizados posteriormente, caso de los petroglifos del Pontón de Fornillos y el posible petroglifo del Cantu Rebochal. Yacimientos ya catalogados, podemos citar el castro del Rincón, emplazado en el pico Chagüezos (1.678 metros), sobre el flanco septentrional de la collada Propinde. Unos kilómetros más adelante nos hallamos en el pico La Boya, donde campean los vestigios del castro La Carisa con la cota 1.728 metros. Considerado el más alto de la región, este castro está relacionado con todo un campamento romano, donde se les ofreció una resistencia importante a su invasión, que está en la actualidad suficientemente acreditada a raíz de las excavaciones llevadas a cabo. Desplazados hacia el valle del Aller aparecen los túmulos de Carraceo, la necrópolis de El Insiertu, el Padrún y la necrópolis de Espines. La existencia de todo este rosario de yacimientos castreños puede entenderse perfectamente, ya que se integran estratégicamente en torno a la vía de La Carisa.

El camino de La Carisa fue utilizado en la época medieval por los peregrinos de Santiago. Durante los últimos siglos fue testigo del tránsito de las gentes del lugar, como ruta tradicional a Castilla para el intercambio de productos de la tierra y como acceso a los pastizales de montaña.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La fotos que acompañan a esta entrada han sido obtenidas gracias al proyecto de reutilización de la información del sector público en el Principado de Asturias, de su web www.turismoasturias.es.

Ruta: “Alto de La Farrapona-Valle del Lago”

La ruta de la que os hablo hoy, es una ruta que está alejada del albergue, las carreteras son buenas, pero la verdad que por cualquiera de las alternativas que optemos se hace un poco pesado. Una vez dicho esto, decir que nada más salir del aparcamiento del Alto de la Farrapona y ver el perfil de los Albos, lo sinuoso de la carretera que nos lleva hasta Pola Somiedo, el verdor, etc.; sólo ésto ya compensa el esfuerzo del viaje. Para mí, pocas vistas son tan espectaculares como la que hay del valle desde el Pico Albos, una autentica maravilla.dsc03567

Esta ruta es complicada, por la distancia iremos por la parte de Asturias a pesar de tardar 20 minutos más que por la vertiente leonesa, pero así nos ahorraremos el peaje, la distancia son 115 Km. y algo más de hora y media y por que si no tenemos un coche en La Farrapona y otro en el Valle del Lago, la ruta será de ida y vuelta, muy dura de hacer. Con el recorrido sencillo de La Farrapona Al Valle del lago son 14 Km y 4 horas y media.

Nos dirigiremos dirección Oviedo y antes de llegar salida 32 B dirección Grado-La Espina y por aquí hasta la salida 28 Doriga-Cangas de Narcea-Salas, salimos a la SL 9 e iremos hasta encontrar la salida a la AS 15 y luego a la AS 225 y pasaremos por Belmonte, Aguasmestas y un poco antes de Pola de Somiedo, cojeremos el desvío hacia Saliencia-Alto de la Farrapona. Desde el pueblo de Saliencia, último núcleo rural del valle del mismo nombre, una pista preparada para el tráfico rodado conduce al Alto la Farrapona o Collada de Balbarán, lugar de paso hacia el municipio leonés de San Emiliano y etapa mítica del la vuelta ciclista a España. Se inicia en este punto el paseo a pié con una bella perspectiva del macizo de Las Ubiñas. Un ramal de la pista vuelve hacia el oeste para alcanzar el Lago de la Cueva, después de una suave bajada de aproximadamente un kilómetro. En este paraje son aún evidentes las cicatrices producidas en el terreno por la explotación de hierro de la Mina de Santa Rita, si ha llovido, los charcos que se forma en su entorno, hace que parezca que sangra la tierra, ésto es debido al alto contenido en mineral de hierro que hay en la zona, actualmente abandonada. Continúa el itinerario por la antigua pista de la mina de hierro, con una fuerte subida hasta pasar junto a la laguna de la Mina, seca en los meses de verano. Pocos minutos después se abre el horizonte y queda a la vista la espléndida pradera de Cerveiriz, así como el lago del mismo nombre que se alcanza tras un suave descenso. Prosigue el camino en dirección sudeste para descubrir el magnífico panorama que presenta el gran Lago de Calabazosa. Este lago, el mayor de los tres, ocupa la depresión de una gran dolina excavada por disolución de la caliza e impermeabilizada después por el depósito de sedimentos glaciares. Tras retroceder hasta la Vega de Cerveiriz, se continúa cruzándola en dirección noroeste y tomando, al final de la misma, una senda que en ligera subida conduce a un collado situado al norte.En este punto hay un mirador señalizado, que nos ofrece  la contemplación de la impresionante vega de Camayor de suaves pastos subalpinos y pequeñas lagunas. Después de media hora de caminar, siempre en la misma dirección, se accede a la Llomba de Camayor, desde donde se divisan las crestas de Peña LLana, Cebolléu y Picos Albos.                                                            dsc03594 En este lugar el camino gira hacia la izquierda y sigue en continuo descenso hasta dar vista en poco tiempo al Lago del Valle y las praderas que conducen al pueblo de Valle de Lago. Desde este punto, y por un sendero siempre en descenso, se alcanza la pista que comunica Lago del Valle con la localidad de Valle del Lago,                                                dsc03632 continuando por ella hasta llegar al pueblo. Observaciones: En el caso de hacer la ruta partiendo de Valle de Lago hay que tomar la pista que sale hacia el este, siguiendo las indicaciones que conducen a los lagos de Saliencia, hasta alcanzar la Llomba de Camayor y cruzar las Vegas de Camayor y Cerveiriz hasta los lagos. Desde el último se sigue la pista de la mina hasta tener a la vista el Lago de la Cueva.

dsc03637

Esta ruta, hará que se te quede el verde, las vacas, los lagos, grabados en la retina para siempre, la definición de valle de cualquier enciclopedia, parece que ha sido escrita mirando desde la altura la grandiosidad de este espacio natural. Tierra de osos y de teitos, donde convive la forma de vida de hace miles de años, con los turistas que se aproximan a Somiedo desde los puntos más recónditos del planeta. estoy convencido que esté será un día que te acompañará toda la vida.

“Ruta por el camino antiguo a Bandujo”

Esta semana os voy a hablar de una de las rutas que más nos gusta en el albergue. Está, en el concejo de Proaza, en una zona llena de atractivos turísticos, a la que con la cantidad de cosas que hay que hacer, o vas expresamente a hacer esta senda, o simplemente y como mucho, te acercas a Bandujo en coche.

Por su aislamiento es uno de los pueblos, con su estructura medieval mejor conservada de Asturias, con una iglesia cuyo original es de la época ramiriense, y justo frente a ésta, la Torre de Bandujo o de los Tuñón, es una torre bajomedieval,dsc05179 de planta circular fabricada en mampostería, fue baluarte defensivo del palacio y en otro tiempo usada como cárcel y como ayuntamiento; justo al lado también se encuentra ubicado el cementerio. En medio de estas construcciones hay una pequeña plaza, con bancos, que es el lugar ideal para reponer fuerzas, al finalizar la ruta y disfrutar de una panorámica que no te dejará indiferente. Con las pilas cargadas es muy recomendable un paso por las diferentes zonas que componen la estructura del pueblo y si vas bien de piernas, subir a la peña que corona el pueblo, es el Pico Oubiu, desde su cumbre tendrás una buena perspectiva sobre los Puertos del Maraibo y de fondo podremos disfrutar del perfil de Peña Rueda, Peña Ubiña, Los Fontanes o el Pico Gorrión entre otros; si te decides a hacer ésto una buena alternativa, es bajar por Bustiello hacia el punto de partida donde habíamos dejado el coche.dsc05161

A Bandujo se llega hoy día cómodamente por carretera desde Proaza, pasando por Proacina, pero antes de haber carretera el camino más frecuentado era el que bajaba por el arroyo Valmoro a salir a la carretera de Teverga, la del Puerto Ventana.
A unos 2 Km de Caranga, entrando por el valle del río Teverga, llama la atención una parada de autobus en el arcén izquierdo, en el km 12 de la carretera al puerto Ventana; en mitad de la nada. Era la parada de Bandujo. Allí el río Teverga baja encajonado entre las sierras de Sobia, por la izquierda y la de Gradura por la derecha. Unos metros más arriba de la parada una pasarela de hormigón permite cruzar sobre el río Teverga y alcanzar la Senda del Oso que discurre por la margen izquierda. Recorro unos metros hacia aguas abajo por la Senda y se llega así a un punto donde el arroyo Valmoro baja a desembocar al Teverga. Por su margen derecha sube un cómodo sendero. Es el camino de Bandujo, esta señalizado en la senda del Oso como comienzo de ruta. La caleya es ancha y cómoda, sin duda en sus buenos tiempos fue incluso camino carretero y conserva tramos con buen empedrado. Al poco de entrar en él un puente nos hace pasar a la margen izquierda hasta alcanzar el punto más estrecho de la garganta, donde el camino aprovecha una oquedad de la pared para atravesarla, la llamada Covanera. Unos metros más arriba otro puente nos lleva a la margen contraria, es el puente de Los Pontiquinos. A partir de este punto el camino se pone pindio de verdad y empieza a ganar altura sobre el río, rápidamente mediante varios zig zags en la zona llamada de La Gualta. Aquí los árboles tienen buenos abrigos para pasar el invierno. El camino es precioso, siempre junto al río, que presenta varias cascadas interesantes, una vez pasada La Pousa, el tramo llano que sucede a las revueltas que hemos superado, y justo antes de un collado cuando se observa abajo en el río la cascada más grande de todas, de unos 10-12 m.dsc05112 De nuevo en el camino se traspasa en collado y se desciende unos metros hasta alcanzar de nuevo el río. Un par de puentes y ya se ven las casas de Bandujo cerca. Estamos saliendo del bosque y ya empieza a haber prados por la zona. El río sigue ofreciendo buenas cascadillas de agua. De nuevo se cruza el río, de hecho hasta en seis ocasiones lo cruzaremos para llegar a Bandujo. Tras un último repecho se alcanzan las primeras casas del pueblo, las del barrio de la Molina. Unos metros más allá se alcanza el núcleo principal con la torre bajomedieval de los Tuñón. En este punto es el sitio ideal para reponer fuerzas disfrutando de un marco incomparable, en el que pierdes la cabeza, y empieza a trabajar la imaginación, de quienes y como fueron los constructores de esos muros, que señores recorrieron esas calles; lo único que contrasta es algún quad aparcado bajo los hórreos que hace que vuelva la consciencia al siglo XXI.dsc05175

Es una ruta preciosa, normalmente nuestros alberguistas cuando se deciden por esta zona hacen el Desfiladero de las Xanas, la senda del oso en bici o suben al Monte Grande, la Cascada del Xiblu o Cueva Huerta; pero esta ruta es una preciosidad, es una de nuestras preferidas. Con mucha hojarasca y humedad, es fácil que el culo tome contacto con el suelo alguna vez, por lo resbaladizo de las grandes lajas de roca que forman parte de la senda, caídas siempre graciosas y exentas de peligro que simplemente harán que los compañeros del accidentado se rían un poco de éste y pase a formar parte, del anecdotario del día. Si aún no la conoces, ya te está faltando el tiempo.dsc05122

“Muniellos, nuestra reserva natural integral de la biosfera.”

Hoy, desde el albergue juvenil de Bustiello, nos vamos a dirigir, hacia el bosque por excelencia de nuestra comunidad, uno de esos sitios, que todo amante de la naturaleza ha de visitar alguna vez en la vida, Muniellos.

Muniellos es el mayor robledal de España y también es el mejor conservado, este estado de conservación es a causa fundamentalmente, de lo restrictivo que es su acceso, sólo pueden entrar veinte personas diarias y para ello hay que solicitarlo a través de su pagina web, Muniellos, sólo se podrá solicitar una vez al año por la misma persona. Esto junto a que sólo podrás moverte por las sendas que hay habilitadas y a la prohibición de fumar y acceder con perros hace que nos encontremos con un bosque en un excelente estado de conservación.los-otros-rios

Este bosque está ubicado dentro del Parque Natural de las Fuentes del Narcea e Ibias, en el sur-occidente del principado, cercano al Camino Primitivo y al Monasterio de Corias, hoy perteneciente a la red de paradores. Tiene una extensión de casi sesenta kilómetros cuadrados, se asienta sobre tres montes y su eje central el el rio Muniellos o Tablizas. Está poblado principalmente por robles, estos cuando estos montes eran propiedad de los Condes de Toreno, se explotaron para construir o reparar los barcos de la maltrecha Armada Invencible, luego también fueron aprovechados para las explotaciones mineras, hasta 1970 se prohíben las talas y doce años después ya siendo propiedad del estado es declarado como Reserva Biológica Nacional; otras especies vegetales en la zona es el avellano, el arce, el fresno, el haya, el aliso y en las partes más altas abundan los abedules. Como moradores de este bosque, aunque difícilmente veras alguno, abundan los osos, lobos, zorros, corzos, jabalíes, rebecos y dentro de las aves las que merecen una especial atención son el urogallo y el pito negro, pero hay infinidad y cantidad de aves de otras especies.los-rios-de-la-vida

Nosotros salimos de Bustiello, para hacer un safari fotográfico, con la agrupación fotográfica Semeya, de Mieres; fuimos catorce personas, en cuatro coches. Para llegar a Muniellos desde aquí nos llevará casi dos horas y media, y puesto que la hora de recepción del personal para la verificación de la documentación es de nueve a nueve y media, no quedó más remedio que madrugar. El centro de interpretación se encuentra en un edificio a la entrada de la reserva, en Tablizas, es una casona, allí nos esperaba la guía, que nos indicó, los dos itinerarios posibles a realizar, con los tiempos de recorrido desde distintos puntos del itinerario, para que nos organizásemos y estuviésemos de regreso a las cuatro y media ya que a las cinco cierra las puertas de acceso. Mi impresión de este centro de interpretación fue de oscuridad y hastío; la guía siendo en todo momento correcta, carece o no sabe transmitir la pasión, de ese espacio increíble que la rodea. Cualquiera de las dos rutas se hacen pero si te dedicas en exclusiva a hacer senderismo, si tienes pensado compaginarlo con otra actividad, la fotografía en nuestro caso, te será imposible finalizarlo. Nosotros decidimos el recorrido corto que va pegado continuamente al río Tablizas y que te dirige de forma más directa a las lagunas; pues bien, de los catorce, sólo tres llegaron a las lagunas y eso fue a costa de sacar muchas menos fotos que el resto, este recorrido es de catorce kilómetros ida y vuelta, el resto hicimos una media de once kilómetros. La parte alta estaba mojada y llena de la hojarasca típica del otoño, lo que ponía en grave riesgo, la integridad de los equipos fotográficos y de los fotógrafos. Es un bosque muy cerrado que para la fotografía no se presta en demasía, buenos sedados, muestras de los líquenes que cubren la foresta, una ardilla y poco más.muniellos

Como he comentado, este es un lugar de visita obligada, pero para sacar fotos tenemos muchos bosques en Asturias más asequibles y más accesibles; pero fue un bonito día, que disfrutamos en grupo de una pasión, y que os invito a que emuléis.