Los amigos del albergue juvenil de Bustiello

En este espacio que representa el edificio de las antiguas escuelas de niños de Bustiello, a lo largo de estos últimos dieciséis años, hemos ido construyendo una gran familia, que años tras año vuelven a reencontrarse y compartir un trocito de sus vidas, entre sus muros2b

En el albergue juvenil de Bustiello, el fenómeno que más satisfacción nos produce y con el que más disfrutamos, es cuando nos reencontramos que alberguistas que repiten sus días de disfrute en Asturias y además nos vuelven a elegir como su destino. Este fenómeno en los talleres de actualización y marketing a los que acudimos para estar al día en lo que sucede en nuestro sector, está muy en boca y se habla de el de forma muy frecuente y nos lo describen como:

Fidelización es un concepto de marketing, se refiere al fenómeno por el que un público determinado permanece fiel a la compra de un producto concreto de una marca concreta, de una forma continua o periódica. La fidelización se basa en convertir cada venta en el principio de la siguiente. Trata de conseguir una relación estable y duradera con los usuarios finales de los productos que vende. Un plan de fidelización debe mostrar tres «C»: captar, convencer y conservar”.

En nuestro caso este fenómeno, hace que sintamos un agradecimiento profundo y cuando entran al albergue nos embarga un sentimiento de familiaridad y felicidad, fruto de el reencuentro con estas personas, que para nosotros han dejado de ser alberguistas para pasar a formar parte de nuestro entorno de amistad, va acompañado por un sentimiento de gratitud que nos implica en un compromiso especial de nosotros hacia estas personas. Para explicarlo de forma clara, la fidelización provoca, que estos alberguistas se transformes en amigos y pasen a formar parte de nuestro círculo más cercano. Fruto de todo implica en muchos casos no ya que compartamos los momentos en los que están presentes en el albergue, también mantenemos contacto a lo largo del año, en la mayoría de los casos, bien sea por teléfono, correo electrónico, whasapp o redes sociales. Sabemos donde viven, como se llaman sus nietos, sus profesiones y la mayoría de sus hobbies; en fin todas esas cosas que se hacen entre los amigos.1b

Tenemos muchos casos de alberguistas que repiten año tras año, y forman una parte muy importante de nuestra ocupación y son parte fundamental para que nos conozcan otras personas a través de sus recomendaciones, y es que aunque estamos en la era de la comunicaciones, la publicidad más efectiva es el boca a boca de toda la vida. Sólo voy a poner dos ejemplos representativos de este fenómeno, evitando poner nombres y apellidos, seguro que se sentirán representados, por eso decirles que me siento muy afortunados por contar con ellos en mi lista de amigos.5

Ambos llegan a nuestro albergue con el nuevo milenio, quiere decir esto que disfrutamos de su compañía desde hace más de quince años, y que en este tiempo no han dejado de visitar Asturias ni uno solo, y de ello damos fe.

De los primeros que vamos a hablar es de una familia, del sur del país, que llega a nuestras tierras huyendo del calor que hace en los meses estivales en la sartén de España. Desde el primer momento, se quedan prendados del contraste de Asturias con su tierra, lo que más empiezan valorando es el fresquito, al fin y al cabo es lo que vienen buscando, pero enseguida descubren que es mucho más. descubren nuestra gastronomía, como amantes de la buena mesa que son, en estos años ya se han convertido en clientes habituales en los que ya les conocen por su nombre y ellos llaman por el suyo a los responsables de sitios como Casa Poli en Puertas de Vidiago, Las Chalanas,no se si les falta la de Gijón pues ahí son incondicionales del llagar de Cabueñes y últimamente han añadido a su lista de imprescindibles, por su proximidad a Santa Cristina de Lena, ya que el prerrománico asturiano es otra de sus pasiones, el Chigre San Feliz. Estos restaurantes en sus visitas no les pueden faltar y al mismo tiempo van descubriendo con nuestra ayuda otros nuevos, eso sí, las cenas las hacen en el mejor sitio, que no es otro que el que hace Dulce en nuestro albergue. Hay que decir que nos les importa repetir los lugares son de su gusto, por eso no se la cantidad de paseos que habrán dado por las calles de Oviedo, Gijón y Avilés, las veces que habrán visitado la Catedral de Oviedo, nuestras zonas comerciales, desde nuestro albergue, en varias ocasiones se desplazaron hasta Santo Toribio de Liebana, son habituales de Santuario de Covadonga pero que su destino favorito en nuestra tierra es sin lugar a dudas El Conventín de Valdedios. Esta familia empezó llegando una vez al año y ha ido aumentado la frecuencia, este año, en concreto hemos disfrutado de su compañía en cuatro ocasiones. Hemos disfrutado de ellos, de sus hijos, de su nieta, de sus nueras, de sus primos… en fin todo un placer y ejemplo de fidelidad. Nos es muy grato contar con ellos como amigos y disfrutar de las largas conversaciones, descubrir cosas juntos y disfrutar de sus experiencias en nuestra tierra. He de decir que el patriarca es un chavalín, pero que pronto se convertirá en nuestro alberguista más longevo. De ellos nos acordamos a menudo en parte, a causa, de que tienen la mala costumbre de venir acompañados de unos caldos de su tierra con los que me agasajan y ahora cada vez que huelo a “manzanilla” pues me recuerdo de ellos.4

Del segundo de los casos de fidelidad, por variar un poco, empezaron siendo grupo de amigos, ahora son grupo de familias de amigos que se reencuentran en nuestro albergue todos los años en el puente de la Constitución. Llenan todos los rincones del albergue de música, juegos y risas por unos días. Llegan desde el foro, ya se sabe “… de Madriz al cielo” pero ya se sabe los madrileños son de toda España. No llegan a nosotros por casualidad, el que hoy es el miembro más veterano del grupo, es oriundo de Boo, y por su empeño, fruto de su nostalgia, es el que influye para que año tras año vuelvan a disfrutar de nuestra tierra como destino. Cuando llegaron eran eso un grupo de amigos, gente joven, que empezaron a hacer crecer sus familia, algún año llegaron embrazados, luego llegaron las carreras y la locura de los bebés que se convertirían en niños y llenarían el albergue de juegos, aún les veo poniendo nuestros adornos navideños, esos niños que se tenían que subir en sillas para llegar a poner la estrella en el árbol, la mayoría se aproximan a una velocidad vertiginosas a las puertas de la adolescencia, a muchos padres se les van atrasando los flequillos y las madres muchas de ellas se adornan de esas bonitas patas de gallo de años de risas. Es un grupo grande, este año se juntaron cuarenta, y eso que echamos en falta a algunos, por diferentes motivos no nos pudieron acompañar. Es un grupo que adora nuestros bosques, nuestras cumbres y nuestra cocina. Nos ponen las cosas difíciles ya que aprovechan al máximo y en estos quince años son muchas las rutas que ya han pateado y hay que seguir descubriendo otras nuevas, dónde dirigir sus pasos al año siguiente. Por poneros una muestra, este año disfrutaron del Bosque de Valgrande, una parte de ellos, del Tabayón del Mongallu, otra parte de ellos, también subieron les capilles del Monsacro desde Viapará y otros se decidieron por hacer la circular de Santibañez de Murias y la Cascada del Xurbeo, algunos subieron a Coto Bello, haciendo que llegaran tarde a comer, algunos seguro que aún hoy se acuerdan de Salva. Uno de los días disfrutaron del Alto Aller subieron hasta el Fielato para hacer la Ruta del Gumial y bajar hasta Cuevas; por último alguno de ellos para despedirse, después de visitar Santa Cristina de Lena y antes de ir a llenar la barriga de camino a casa, en Casa Ezequiel, fueron a hacer la ruta de Los mulinos de Xomezana. Con la actividad de este año, si lo multiplicáis por quince años que hace que disfrutemos de su compañía, ya podéis imaginar lo complicado que me lo ponen para ofrecerles rutas nuevas, pero bueno eso en nuestro paraíso, es poco problema, no se por que me parece, que en el 2017 van a sacar la sustancia a las Ubiñas, eso si, si el tiempo acompaña. Pero como no todo es monte, también disfrutaron de Gijón y Oviedo y de sus mercadillos navideños, disfrutaron de la sidra en Mieres y Moreda, del hígado encebollado y de los sartenes en Casa Matilde, nunca fallan, y un año más intentaron llevar la suerte en forma de lotería y los callos de Cabañaquinta. Nosotros de su paso por el albergue todos los años nos quedamos con muchas cosas, con las risas y las confidencias, el sonido de la travesera y la guitarra, esas partidas de mus entorno a la chimenea después de las cenas, cualidades del dragón barbudo y que uno salia dirección Japón vía Holanda y , que hay que tener mucho cuidado con las navajas cuando hacemos el bocata en el monte, que a Ana la han dado guerra las rodillas y que Alba ya está dejando de ser un bebé y pronto alcanzará a Nico.3

Este fenómeno llamado fidelización es una de las mejores cosas que te puede pasar cuando gestionas un negocio como el nuestro, vives con la satisfacción de saber que se han marchado con muy buen sabor de boca, pues todo ha salido como esperaban , las cosas se han hecho bien por que nosotros somos conscientes de la importancia que tienen, para ellos, esos días que comparten con nosotros y procuramos que todo quede bien atado. Todo esto es lo que hace que un cliente sienta fidelidad hacia lo que representamos y no barajen cambiar por destinos diferentes al nuestro. Y todo esto se traduce en promoción para nuestra comarca, ingresos para los negocios de la zona, muchas veces tengo la sensación que hacemos más nosotros por promocionar esta tierra, que quienes cobran y tienen como única misión el hacerlo. GE DIGITAL CAMERA

Para finalizar la entrada y el año, simplemente dar las gracias a todos estos alberguistas que nos tiene como su destino en Asturias y comparten por unos días sus vidas, con nosotros, año tras año y transmitirles nuestros mejores deseos para este nuevo año que está a punto de comenzar.

Menú “Las Caldas”

Un día de orballo, muy habitual en Asturias, en el albergue juvenil de Bustiello, no nos impedirá que disfrutemos de un magnifico día lleno de buenas experiencias.

Hoy es uno de esos días que no para de llover y que estoy cansado por que me he pateado medio Asturias estos últimos días, pero ya de estar aquí ni el agua, ni el cansancio me van a estropear el día. Hoy toca el culto al relax y a la mejor gastronomía de la zona y despedimos el día con una visita a uno de los cetros de interpretación más atractivos de la región. Es un día perfecto que te va dejar con ganas de repetir. Haciendo todo esto disfrutaras de un día repleto de actividad a un cuarto de hora del albergue.

Mañana:

Después de darnos un paseo por la villa termal de las Caldas, ver el Castillo de Priorino, un castillo que parece ser sacado de un cuento de xanas (visible desde la piscina exterior del complejo del spa). o disfrutar de un paseo por la senda verde de viene de Oviedo a Fuso la reina, ideal para hacer en bici con los más pequeños, disfrutaremos de las instalaciones del spa que más nos gusta de nuestra región el Aquaxana, con la replica del panteón de Agripa, con su enorme bóveda, y con un espectáculo de imagen y sonido. También apto para los más pequeños de la casa; no olvidaros de reservar en el número 985798780

El agua abre el apetito y que mejor que ir a disfrutar de una suculenta comida en “Casa Chema”, los menús no son los más baratos, pero lo compensa con una de las mejores cocinas para nuestro gusto, se llena, por lo que necesitas reservar en el 985798200. Su fabada obtuvo el título de mejor fabada del mundo. Hoy es una de las cocinas vegetarianas mejor elaboradas y con la carta más amplia de toda la región, integrado en el selecto club de las guisanderas.

fabadachema

Tarde:

Visita a Bueño, Pueblo Ejemplar 2012 y en la misma localidad el Centro de interpretación del hórreo, enclavado en un edificio singular, en el que pueden interactuar a los más pequeños y difícilmente volverás a confundir hórreos con paneras y sabrás de que están hablando, cuando las palabras usadas sean pegollos, pilpayo o colondra.interpretacionhorreo1-jpg

Como llegar:

Para dirigirnos a Las Caldas, vamos por la A-66 dirección Oviedo, en la Salida 36 Soto Ribera-Morcín-Riosa , salimos y bajamos por la N-630 hasta la rotonda, donde saldremos a la AS-322 por la cual iremos hasta Las Caldas, desde el albergue hay 30 km de distancia que haremos en media hora. “Casa Chema” esta a menos de 3 km de Las Caldas en La Arquera, núcleo por el que ya hemos pasado en el itinerario de ida, tiene aparcamiento a ambos lados de la Carretera para los clientes. Desde La Arquera hasta Bueño hay 5 km , continuamos por la AS-322, como que fuéramos de regreso al albergue y a 4 km cogemos el desvío a Quintaniellas y a 1 km esta Bueño.