Los amigos del albergue juvenil de Bustiello

En este espacio que representa el edificio de las antiguas escuelas de niños de Bustiello, a lo largo de estos últimos dieciséis años, hemos ido construyendo una gran familia, que años tras año vuelven a reencontrarse y compartir un trocito de sus vidas, entre sus muros2b

En el albergue juvenil de Bustiello, el fenómeno que más satisfacción nos produce y con el que más disfrutamos, es cuando nos reencontramos que alberguistas que repiten sus días de disfrute en Asturias y además nos vuelven a elegir como su destino. Este fenómeno en los talleres de actualización y marketing a los que acudimos para estar al día en lo que sucede en nuestro sector, está muy en boca y se habla de el de forma muy frecuente y nos lo describen como:

Fidelización es un concepto de marketing, se refiere al fenómeno por el que un público determinado permanece fiel a la compra de un producto concreto de una marca concreta, de una forma continua o periódica. La fidelización se basa en convertir cada venta en el principio de la siguiente. Trata de conseguir una relación estable y duradera con los usuarios finales de los productos que vende. Un plan de fidelización debe mostrar tres «C»: captar, convencer y conservar”.

En nuestro caso este fenómeno, hace que sintamos un agradecimiento profundo y cuando entran al albergue nos embarga un sentimiento de familiaridad y felicidad, fruto de el reencuentro con estas personas, que para nosotros han dejado de ser alberguistas para pasar a formar parte de nuestro entorno de amistad, va acompañado por un sentimiento de gratitud que nos implica en un compromiso especial de nosotros hacia estas personas. Para explicarlo de forma clara, la fidelización provoca, que estos alberguistas se transformes en amigos y pasen a formar parte de nuestro círculo más cercano. Fruto de todo implica en muchos casos no ya que compartamos los momentos en los que están presentes en el albergue, también mantenemos contacto a lo largo del año, en la mayoría de los casos, bien sea por teléfono, correo electrónico, whasapp o redes sociales. Sabemos donde viven, como se llaman sus nietos, sus profesiones y la mayoría de sus hobbies; en fin todas esas cosas que se hacen entre los amigos.1b

Tenemos muchos casos de alberguistas que repiten año tras año, y forman una parte muy importante de nuestra ocupación y son parte fundamental para que nos conozcan otras personas a través de sus recomendaciones, y es que aunque estamos en la era de la comunicaciones, la publicidad más efectiva es el boca a boca de toda la vida. Sólo voy a poner dos ejemplos representativos de este fenómeno, evitando poner nombres y apellidos, seguro que se sentirán representados, por eso decirles que me siento muy afortunados por contar con ellos en mi lista de amigos.5

Ambos llegan a nuestro albergue con el nuevo milenio, quiere decir esto que disfrutamos de su compañía desde hace más de quince años, y que en este tiempo no han dejado de visitar Asturias ni uno solo, y de ello damos fe.

De los primeros que vamos a hablar es de una familia, del sur del país, que llega a nuestras tierras huyendo del calor que hace en los meses estivales en la sartén de España. Desde el primer momento, se quedan prendados del contraste de Asturias con su tierra, lo que más empiezan valorando es el fresquito, al fin y al cabo es lo que vienen buscando, pero enseguida descubren que es mucho más. descubren nuestra gastronomía, como amantes de la buena mesa que son, en estos años ya se han convertido en clientes habituales en los que ya les conocen por su nombre y ellos llaman por el suyo a los responsables de sitios como Casa Poli en Puertas de Vidiago, Las Chalanas,no se si les falta la de Gijón pues ahí son incondicionales del llagar de Cabueñes y últimamente han añadido a su lista de imprescindibles, por su proximidad a Santa Cristina de Lena, ya que el prerrománico asturiano es otra de sus pasiones, el Chigre San Feliz. Estos restaurantes en sus visitas no les pueden faltar y al mismo tiempo van descubriendo con nuestra ayuda otros nuevos, eso sí, las cenas las hacen en el mejor sitio, que no es otro que el que hace Dulce en nuestro albergue. Hay que decir que nos les importa repetir los lugares son de su gusto, por eso no se la cantidad de paseos que habrán dado por las calles de Oviedo, Gijón y Avilés, las veces que habrán visitado la Catedral de Oviedo, nuestras zonas comerciales, desde nuestro albergue, en varias ocasiones se desplazaron hasta Santo Toribio de Liebana, son habituales de Santuario de Covadonga pero que su destino favorito en nuestra tierra es sin lugar a dudas El Conventín de Valdedios. Esta familia empezó llegando una vez al año y ha ido aumentado la frecuencia, este año, en concreto hemos disfrutado de su compañía en cuatro ocasiones. Hemos disfrutado de ellos, de sus hijos, de su nieta, de sus nueras, de sus primos… en fin todo un placer y ejemplo de fidelidad. Nos es muy grato contar con ellos como amigos y disfrutar de las largas conversaciones, descubrir cosas juntos y disfrutar de sus experiencias en nuestra tierra. He de decir que el patriarca es un chavalín, pero que pronto se convertirá en nuestro alberguista más longevo. De ellos nos acordamos a menudo en parte, a causa, de que tienen la mala costumbre de venir acompañados de unos caldos de su tierra con los que me agasajan y ahora cada vez que huelo a “manzanilla” pues me recuerdo de ellos.4

Del segundo de los casos de fidelidad, por variar un poco, empezaron siendo grupo de amigos, ahora son grupo de familias de amigos que se reencuentran en nuestro albergue todos los años en el puente de la Constitución. Llenan todos los rincones del albergue de música, juegos y risas por unos días. Llegan desde el foro, ya se sabe “… de Madriz al cielo” pero ya se sabe los madrileños son de toda España. No llegan a nosotros por casualidad, el que hoy es el miembro más veterano del grupo, es oriundo de Boo, y por su empeño, fruto de su nostalgia, es el que influye para que año tras año vuelvan a disfrutar de nuestra tierra como destino. Cuando llegaron eran eso un grupo de amigos, gente joven, que empezaron a hacer crecer sus familia, algún año llegaron embrazados, luego llegaron las carreras y la locura de los bebés que se convertirían en niños y llenarían el albergue de juegos, aún les veo poniendo nuestros adornos navideños, esos niños que se tenían que subir en sillas para llegar a poner la estrella en el árbol, la mayoría se aproximan a una velocidad vertiginosas a las puertas de la adolescencia, a muchos padres se les van atrasando los flequillos y las madres muchas de ellas se adornan de esas bonitas patas de gallo de años de risas. Es un grupo grande, este año se juntaron cuarenta, y eso que echamos en falta a algunos, por diferentes motivos no nos pudieron acompañar. Es un grupo que adora nuestros bosques, nuestras cumbres y nuestra cocina. Nos ponen las cosas difíciles ya que aprovechan al máximo y en estos quince años son muchas las rutas que ya han pateado y hay que seguir descubriendo otras nuevas, dónde dirigir sus pasos al año siguiente. Por poneros una muestra, este año disfrutaron del Bosque de Valgrande, una parte de ellos, del Tabayón del Mongallu, otra parte de ellos, también subieron les capilles del Monsacro desde Viapará y otros se decidieron por hacer la circular de Santibañez de Murias y la Cascada del Xurbeo, algunos subieron a Coto Bello, haciendo que llegaran tarde a comer, algunos seguro que aún hoy se acuerdan de Salva. Uno de los días disfrutaron del Alto Aller subieron hasta el Fielato para hacer la Ruta del Gumial y bajar hasta Cuevas; por último alguno de ellos para despedirse, después de visitar Santa Cristina de Lena y antes de ir a llenar la barriga de camino a casa, en Casa Ezequiel, fueron a hacer la ruta de Los mulinos de Xomezana. Con la actividad de este año, si lo multiplicáis por quince años que hace que disfrutemos de su compañía, ya podéis imaginar lo complicado que me lo ponen para ofrecerles rutas nuevas, pero bueno eso en nuestro paraíso, es poco problema, no se por que me parece, que en el 2017 van a sacar la sustancia a las Ubiñas, eso si, si el tiempo acompaña. Pero como no todo es monte, también disfrutaron de Gijón y Oviedo y de sus mercadillos navideños, disfrutaron de la sidra en Mieres y Moreda, del hígado encebollado y de los sartenes en Casa Matilde, nunca fallan, y un año más intentaron llevar la suerte en forma de lotería y los callos de Cabañaquinta. Nosotros de su paso por el albergue todos los años nos quedamos con muchas cosas, con las risas y las confidencias, el sonido de la travesera y la guitarra, esas partidas de mus entorno a la chimenea después de las cenas, cualidades del dragón barbudo y que uno salia dirección Japón vía Holanda y , que hay que tener mucho cuidado con las navajas cuando hacemos el bocata en el monte, que a Ana la han dado guerra las rodillas y que Alba ya está dejando de ser un bebé y pronto alcanzará a Nico.3

Este fenómeno llamado fidelización es una de las mejores cosas que te puede pasar cuando gestionas un negocio como el nuestro, vives con la satisfacción de saber que se han marchado con muy buen sabor de boca, pues todo ha salido como esperaban , las cosas se han hecho bien por que nosotros somos conscientes de la importancia que tienen, para ellos, esos días que comparten con nosotros y procuramos que todo quede bien atado. Todo esto es lo que hace que un cliente sienta fidelidad hacia lo que representamos y no barajen cambiar por destinos diferentes al nuestro. Y todo esto se traduce en promoción para nuestra comarca, ingresos para los negocios de la zona, muchas veces tengo la sensación que hacemos más nosotros por promocionar esta tierra, que quienes cobran y tienen como única misión el hacerlo. GE DIGITAL CAMERA

Para finalizar la entrada y el año, simplemente dar las gracias a todos estos alberguistas que nos tiene como su destino en Asturias y comparten por unos días sus vidas, con nosotros, año tras año y transmitirles nuestros mejores deseos para este nuevo año que está a punto de comenzar.

“Foces del Infierno”

Hoy vamos a hablar de otra ruta, que por el nombre asusta, pero nunca más lejos de la realidad, algún día leí que toma el río este nombre, por que al llegar el otoño y al atravesar este un profundo hayedo, sus fondos y veredas se convertían de un rojizo que le daba un tono de lo que siempre nos han descrito como el del infierno. Me pareció romántico, me gustó y no indagué más así que me quedé con esa idea, sea cierta o no. Bellísima y tranquila ruta de senderismo de bosque asturiano. Perfecta para verano por lo sombrío de sus tramos, ideal para primavera por lo apabullante de su vegetación y preciosa en Otoño, cuando los colores inundan el recorrido con tonos ocres en una inmensa alfombra a nuestro paso. En invierno desluce algo puesto que los árboles, los grandes protagonistas de este paseo, están prácticamente sin hoja, aunque se gana en viveza del río Infierno, puesto que las lluvias o nieves de temporada hacen mucho mas dinámico su paso en un sinfín de pozas y pequeños saltos fácilmente accesibles.

Recomendaciones: Como siempre llevar agua y una vara que haga de apoyo adicional. En la bajada se agradece. No tener previsto ninguna torcedura de tobillo o lesión de ninguna clase, no hay cobertura móvil prácticamente desde que salimos de La Pesanca.

Tipo de Ruta: Sendero.
Itinerario: La Pesanca – Foces del Río Infierno -Foz de Muñacos.
Distancia: 13 Km aproximadamente, ida y vuelta.
Duración: 4 1/2 h
Dificultad: Media-fácil
Desnivel: 20%
En Bici: Sí

Cómo llegar: Para llegar a las Foces del Río Infierno viniendo desde Oviedo por la N-634 entramos en Infiesto y lo atravesamos hasta el final donde cogeremos la PI-4 a la derecha en dirección a Espinaredo y Riofabar y a unos 9 km una vez pasado Riofabar, seguiremos por una pista durante unos 3 km hasta llegar al Área recreativa de la Pesanca, una preciosa área situada a las orillas del río y punto de partida de nuestra ruta. Podemos dejar el coche en su amplio aparcamiento y, ya preparados, tomar el sendero que cruza el puente y punto de inicio de nuestra ruta de senderismo.

El camino es amplio y bastante llano durante prácticamente toda la ruta, salvo un pequeño tramo al final, con mayor desnivel y más pedregoso que el resto. Los robles y castaños que abundan por el camino y más adelante serán sustituidos por hayas y otros tipos de árboles del espeso bosque del Infierno. A partir de aquí sólo queda disfrutar del paisaje. Cruzaremos el río varias veces a lo largo del camino lo que nos dará la oportunidad de admirar la espectacularidad de sus pozas y cascadas. Poco a poco nos iremos alejando del cauce del río adentrándonos en un espeso bosque de hayas. Todo está tapizado de una espesa capa de verde musgo, los troncos de los árboles, las piedras… hasta parece que nos encontramos en algún planeta desconocido.infierno2Continuaremos nuestro paseo, siempre cuesta arriba, hasta alcanzar el murallón de la Foz de Moñacos en su parte inferior, donde el camino empieza a dar vueltas y revueltas algo más empinadas y que va a parar al gran tajo del desfiladero del arroyo Moñacos. Traspasado el corto tramo del desfiladero, de apenas 200 metros de longitud, nos asomamos al gran anfiteatro de Moñacos amparado al oriente por la sierra de Pandemules. Al frente, la ladera boscosa permite contemplar la Peña Los Tornos, el Cuetón de Les Travieses y el resto de las montañas que se encadenan por la sierra de La Frayada. Al llegar a este punto empezamos a divisar los primeros retazos de nieve que adornaban las laderas superiores de este bellísimo anfiteatro. La verdad, no hacía demasiado frío aunque el sol decidió desaparecer justo al llegar a esa zona. Ya solo nos queda admirar el paisaje y volver por donde hemos venido a no ser que queráis cruzar el arroyo Moñacos y seguir un poco más y finalizar el itinerario en la majada de Moñacos (1.050 m) tras recorrer unos 8,8 kilómetros en total. Si no sois tan aventureros nos queda un rato para llegar de nuevo hasta el área recreativa de la Pesanca, eso sí, esta vez todo cuesta abajo.infierno3

En definitiva, una ruta sin complicaciones pero preciosa en esta época, muy recomendable para una caminata agradable en familia o con amigos.

De la que estamos por ahí, también nos puede interesar al pasar por el pueblo de Espinaredo, sus más de 30 hórreos tradicionales, la mayoría de los cuales se encuentran en uso y con un buen estado de conservación, datándose su construcción entre los siglos XVII y XVIII. También podemos ver la iglesia de Santa María de Las Nieves del siglo XVIII con planta de cruz latina, cabecera con bóveda de medio cañón y pórtico lateral y, como no, su característico Tejo.

De Yanos a les Capilles del Monsacro

Un artículo en la nueva España que nos habla de la presencia del temple en nuestra región, suscitará, a los amantes de la leyendas que envuelven a los monjes soldado, el interés suficiente, para realizar esta preciosa ruta que nos da unas vistas únicas, sobre el centro de nuestra región un estracto del artículo que les comento es el siguiente:

“Los templarios también cruzaron el Caudal : La comarca acoge dos de los cinco enclaves asturianos ligados a la orden religiosa, localizados en el Monsacro (Morcín) y Serrapio (Aller) La orden de los caballeros templarios mantiene aún vigente, siete siglos después de su desaparición oficial, un aura de misticismo que se materializa en la figura de los monjes-guerreros ligados a las Cruzadas. La huella de esta controvertida y poderosa comunidad está presente en toda Europa, con centenares de emplazamientos construidos en torno a una marcada simbología. Un estudio reciente señala que en Asturias existen cinco iglesias pertenecientes a la orden. Dos de ellas se localizan en la comarca del Caudal. Se trata de la iglesia de San Vicente de Serrapio (Aller) y, sobre todo, las capillas del Monsacro, la principal referencia de todo el norte de España. Los últimos recuentos sitúan en 85 los referentes templarios que existen hoy en día en España. En Asturias, además de las ya citadas, las iglesias de San Esteban (Aramil), San Salvador (Grandas de Salime) y San Francisco (Avilés) fueron del Temple. Pero, sin lugar a dudas, la montaña «sagrada» del Monsacro es donde la presencia de la orden se hace más patente. La capilla octogonal que corona la cumbre morciniega se integra en un importante enclave templario junto a una segunda construcción, más pequeña, y una cueva excavada en la roca caliza. La escasa documentación que existe sobre este legado arquitectónico arroja muchas dudas sobre su historia, aunque todo hace indicar que fue una lugar de paso y peregrinación. Situado a 1.057 metros de altitud, los accesos permanecen impracticables durante el invierno. La iglesia de San Vicente (Serrapio) es el otro gran referente templario de la comarca. Los frescos que se encuentran en su interior representan unos ángeles custodiando la cruz templaria, además de otros motivos claramente vinculados a la obra alquímica. Silenciados e ignorados en mucha ocasiones, los templarios fueron fundados en 1118 para defender el cristianismo en Tierra Santa. A los caballeros destinados a la milicia se les exigía que fueran nobles, nacidos en cuna de buena familia y no bastardos, es decir, lo que entonces se conocía como «gentilhombres». Estos servían a la Orden del Temple en hermandad, por un tiempo determinado o toda la vida. Hasta su disolución, en 1312 (Concilio de Vienne), la comunidad contó con los beneplácitos de Roma, adquiriendo un gran poder. A raíz de su desaparición, el Temple se difuminó, cayó en desgracia y dio lugar a organizaciones más o menos clandestinas. En numerosas edificaciones del concejo de Aller se pueden absorber hoy en día simbologías y grabaciones que servían a estos «herederos» del Temple para encontrar refugio. Las historias sobre los monjes guerreros custodios del Santo Grial han acompañado siempre al Temple, así como su culto a la Virgen Negra, presente en Monsacro”.

Desde el albergue a Los Yanos, es un viaje de unos 20 minutos, salimos. Nos acercamos al punto de partida por la carretera AS-231, dirección Sur. En La Foz se toma la MO-4, pasamos por Otura y llegamos a Los Llanos, donde iniciamos la ruta. En este último lugar el aparcamiento resulta dificultoso, por lo cual es recomendable llegar temprano para poder ocupar uno de los escasos aparcamientos que hay en la pequeña plaza, donde hay un cartel descriptivo de la ruta. La ruta comienza en la propia plaza de Los Llanos, a 589 metros de altitud. Se encuentra bien señalizada con carteles (“to’ parriba!”) y luego solo nos resta seguir el camino marcado, siempre en ascenso. Tras pasar una portilla (que se debe de cerrar después de atravesarla) el paisaje se clarea y comenzamos a ver nítidamente las paredes rocosas que nos acompañaran todo el recorrido. También comienzan a verse varios tejos a lo largo del camino.

Tras una fuerte subida y después de pasar una bonita vega,nos encontramos con la Capilla de la Magdalena y con La Capilla de Santiago, de plata única, ya que es de planta octogonal, que dice que está asentada sobre un dolmen y con cueva de anacoreta incorporada; con cardos y barros milagreros en su entorno. 
imgp0254Una vez en las capillas, después de reponer fuerzas y por ser una cumbre que siempre nos atrajo, por ser la cumbre totémica de más antigua veneración de la montaña central.imgp0272

Dejamos atrás la Capilla de Santiago, y comenzamos una fuerte subida marcada con puntos en pintura amarilla, sin hitos, que nos llevara al pico La Fayona y al Monsacro. Desde este último, muy buenas vistas si el tiempo lo permite. Podemos divisar en primer plano el Embalse de Los Alfilorios, y un poco más lejos la ciudad de Oviedo y hasta la línea de costa.imgp0282

Menú “Nuestros Concejos”

Hoy, voy a deciros algunas cosas para que podáis disfrutar de un día completo, haciendo senderismo, turismo gastronómico y un poco de relax, sin desplazaros más de media hora del albergue. Es una agenda ideal para esos días que estáis cansados de coche.

Mañana:

Ruta de las “Foces del Pino” pinoo subir a Coto Bello y moverte hasta las inmediaciones de el picu la Texera, se hacemos esta segunda opción comeremos de bocata, las vistas son espectaculares y estamos a 25 minutos desde el albergue. Otra opción es ir a Murias y hacer la Cascada del Xurbeo, esta mucho mejor en primavera u otoño.img_20160926_175019_hdrimg_20160828_132455

Comer rico, rico en: Cuérigo/Cuergo, en C´al Xabú o en el Bar-tienda Casa Matilde, en Murias, justo al lado del aparcamiento, donde hemos dejado el coche para ir a la cascada, lor sartenes, los callos y el higado encebollado, sus especialidades y a un precio, insuperable.

Tarde:

  1. Visita a la joya del Prerrománico de “Santa Cristina de Lena”.

  2. Recorrido por el Valle de Cenera, merece la pena ver el pueblo de Cenera y el Santuario de los Mártires en Insierto.

  3. Merienda cena en algún llagar “El Molín de Valdés” o en “La Viña”, todos con una amplia zona recreativa para los críos o en el Asador la Xagosa, tampoco está mal. Si preferís tenéis el Área Recreativa del Cantu, en Cenera.

NOTA:

Para dirigirnos a hacer las Foces iremos dirección a la estación de San Isidro y al llegar al pueblo del Pino, que se haya entre las localidades de Cabañaquinta y Felechosa, aquí dejamos el coche y a patear, llevar bocatas. Al final de la ruta se bifurca si vais a Peñaredonda el camino es más largo pero menos empinada.

Para comer debéis de bajar hasta Figaredo al principio de la carretera que va para Turón esta el Casino, no tiene cartel así que preguntar, merece la pena.

Para ir a ve Santa Cristina de Lena, nos dirigiremos hasta Pola Lena, desde aquí la poca distancia que hay hasta esta joya del prerrománico, ya está muy bien señalizada.

Para ir al Valle de Cenera en la salida 50 de la A-66 en Mieres, nos metemos dirección al Polígono Industrial de Gonzalín, en el stop vemos la señal que nos indica Valdecuna-Cenera están separados por 2 km el uno del otro, en ese espacio nos encontraremos con loe 3 llagares. Un paseo por el pueblo de Cenera o una visita al Santuario de los Mártires es muy recomendable.

Si tenéis mucha hambre en el Polígono de Gonzalín en lugar de girar a la izquierda giramos a la derecha y a 500 metros el asador “La Xagosa” se come bien y barato.

De Bustiello a San Juan de Gaztelugatxe

Llega la hora del desayuno, aún vibran recordando con emoción, todo lo que habían disfrutado el día anterior por los concejos de Proaza, Quirós, Santo Adriano y Oviedo.

Pero hoy van a tener otro día duro de carretera, ya que el hotel de destino lo tienen en Bermeo, pero a parte de la visita obligada a San Juan de Gaztelugatxe quieren ver la zona de los Lagos de Covadonga y de paso quieren que les recomiende algún sitio más para rellenar, ya les digo que “quién mucho abarca poco aprieta”, pero les hago una guía de viaje de la zona que les interesa, pero con tiempo justo para bajarse sacar la foto y seguir corriendo; ya que de lo contrario tendrán difícil llegar al destino.

El itinerario por Asturias que les indico es el siguiente:

1 Subir al mirador del Fito.

2 Ir a ver el Puente Romano a Cangas de Onís.

3 Disfrutar de la Santina en el santuario de Covadonga.

4 Ver los Lagos de Covadonga.lago.jpg

5 En Ribadesella, no perderse la Cuevona de Cuevas.cuevona

6 A su paso por Llanes ver los Cubos de la memoria.llanes

Esto es un recorrido, que es difícil de completar en un día, imaginaos lo que será hacerlo de pasada, se van a perder infinidad de cosas bonitas y las que van a ver, no van a disfrutar lo debido de ellas, pero no se puede tener todo en esta vida.

Este recorrido que van a hacer nuestros amigos Malagueños, discurre por la zona turística por excelencia de Asturias, yo no sé si lo verían todo y tampoco sé si llegarían a dormir a Bermeo, y si llegaron, seguro que fue otra noche que tampoco extrañaron la cama, pues seguro que llegaron rendidos, pero bueno, eso ya es otra historia.

Haribaírgo

 “…Los guerreros germánicos se establecían con sus tropas en campamentos que llamaban haribaírgo, palabra formada por harjis ‘ejército’ y baírgan ‘conservar’, ‘guardar’, o sea, ‘lugar donde se alberga el ejército’. El vocablo germánico se convirtió en alemán antiguo en heriberga, que evolucionó hacia el actual Herberge. En las lenguas europeas, haribaírgo derivó hacia el italiano albergo, el francés auberge y el español albergue…”

En la actualidad esas tropas que se guardan es nuestro establecimientos, están formadas por la totalidad de variantes de viajeros que existen en hoy en día.

Con nosotros comparten sus vivencias viajeros solitarios, de cualquier rincón del mundo, en este caso es más común que su procedencia sea de fuera de nuestro país, los más comunes son británicos, franceses y holandeses, estos suelen venir de turismo; por el contrario, los que vienen desde nuestro país y viajan solos, suelen venir a disfrutar de nuestro paraíso ciclista, en invierno a disfrutar de la proximidad de las estaciones invernales  o también muchos vienen por motivos laborales.

Los alberguístas más habituales, sobre todo es época estival, es el conformado por familias con varios niños, con edades de 2 a 14 años. Estos vienen a disfrutar lo que Asturias representa, y más concretamente, beneficiarse de lo que la ubicación del albergue juvenil de Bustiello, les ofrece, que es cientos de kilómetros de sendas bien señalizadas, de la rica gastronomía asturiana y por nuestra buena ubicación a menos de una hora pueden disfrutar del los parques naturales de Redes y Las Ubiñas-La Mesa, de la Senda del Oso, de Gijón, Oviedo y Avilés, de los pueblos marineros de Lastres o Cudillero, de los museos mineros, del jurásico y de la prehistoria y de infinidad de otros atractivos.dsc04860

Vienen grupos de amigos a disfrutar de nuestra región, de la sidra, de las noches de Gijón y Oviedo, de las sendas a caballo y del descenso del Sella, a compartir espacio y risas. Estos grupos de amigos aprovechas los días que pasan entre nosotros para ponerse al día, de lo que les ha acontecido a lo largo del año, revivir momentos y fortalecer lazos. La sensación que tienes cuando se van, es que han crecido como grupo y es más palpable la amistad, que a su llegada.

Por último y gracias a las características que presenta nuestro  haribaírgo, salas para hacer actividades, nuestra amplia capacidad, la adecuación perfecta para alojar a grandes grupos, las amplias zonas verdes, los grandes descuentos que pueden disfrutar, hasta de un 30%, y otras cualidades que son imprescindibles para este tipo de alberguistas, y que nos llegan además de forma desestacionalizada y no son otros, que colectivos de todo tipo: Folclóricos y culturales, que vienen a a actuar a nuestra zona y se sirven de nuestras instalaciones. Equipos deportivos que vienen a planificar la temporada o vienen a competir en la zona, tenemos equipos de judo, de hockey, de fútbol, de montaña, ciclistas, de tai chi, ajedrez, rugby, fútbol americano, natación sincronizada, de esquí, etc. Campamentos con colegios, donde comparten unos días que les dejaran marcados para siempre. Tenemos grupos que pertenecen a ONG, colectivos sociales, colectivos religiosos, incluso colectivos étnicos.imgp7394

En definitiva el haribaírgo de Bustiello, es una gran casa donde todo el mundo es bienvenido y en el que intentamos que los días que compartan con nosotros, estén llenos de buenas sensaciones.353008268068187